UN cambio
necesario y posible

Sonia Tirado, Directora general de Innovación

Estamos viviendo una triple transición, digital, verde y social, que tiene que llegar a cada rincón de nuestro territorio. Nuestras ciudades y pueblos, en los que vivimos la mayor parte de la población, están ahora mismo en el epicentro de muchas demandas y pueden ser parte de la solución a los problemas más acuciantes del planeta. Se nos reclama un cambio de paradigma, una manera diferente de hacer las cosas, que seamos capaces de ofrecer unos servicios públicos más eficientes y transparentes y más centrados en la ciudadanía, proteger el medio ambiente, impulsar los sectores productivos, y garantizar un entorno de convivencia más sostenible, diverso e inclusivo.

En este punto, la clave imprescindible para conseguirlo es avanzar hacia la innovación y la transformación digital, como única vía posible para dar respuesta a los retos de la agenda global, aumentar la sostenibilidad, reducir la desigualdad y acabar con la vulnerabilidad social.

Ya se han dado muchos pasos en este sentido: los indicadores europeos de innovación (Regional Innovation Scoreboard) sitúan a la Comunidad Valenciana en la quinta posición del Estado español, siendo la región europea que más ha crecido en innovación, escalando 19 posiciones en ese ranking desde 2019.

Y no es por casualidad. El decidido impulso del Gobierno del Botánico a las políticas de innovación, la implicación cada vez mayor de organizaciones como la FVMP y otras administraciones, el aumento de inversión en innovación por parte de nuestras empresas, la excelencia de nuestros centros tecnológicos, organismos de investigación y universidades, y el papel cada vez más activo de ciudades y pueblos, han sido claves para situar en la Comunidad Valenciana en una posición cada vez más puntera entre las regiones europeas.

Pero todavía nos queda camino por recorrer. Y este camino no lo podemos hacer de cualquier manera, sino partiendo de tres premisas. La primera es que no podemos trabajar desde la improvisación, sino desde el diagnóstico, la planificación y la formación, identificando nuestros puntos fuertes y debilidades, los problemas y retos del territorio. Si no sabemos de dónde partimos, hacia dónde vamos y con qué herramientas avanzar, nunca llegaremos.

En segundo lugar, no podemos hacerlo solos: cuando hablamos de innovación, todas y todos somos nuevos, tenemos algo que aprender, y estamos aquí para avanzar conjuntamente desde la colaboración, que es la mejor forma de lograr los objetivos de una manera más completa, con más impacto. Los aprendices de hoy serán los maestros del mañana.

Y, en tercer lugar, que la innovación no podemos hacerla a cualquier precio: la importancia de la innovación es ya incuestionable, ahora hay que centrar los esfuerzos en el impacto que está teniendo esta innovación: igualdad de género, medio ambiente, participación ciudadana, educación, inclusión… La pregunta que debemos hacernos es: ¿es la innovación que estamos impulsando responsable?

En este escenario, se hace necesaria la intervención pública para dotar a los municipios y los territorios de las capacidades y los recursos que impulsen la innovación y la transformación digital. Y en estos ámbitos trabajamos desde la Conselleria de Innovación y desde el conjunto de la Generalitat Valenciana.

Por eso, la Dirección General de Innovación ha lanzado TERRITORIOS INNOVADORES, un plan de actuaciones dirigidas a dotar a los municipios y los territorios de las capacidades y los recursos que impulsen la innovación y la transformación digital, mejoren la capacitación de los municipios para la planificación estratégica de la innovación, impulsen proyectos de innovación y transformación digital y mejoren las competencias en materia de innovación de los empleados públicos.

Dentro de TERRITORIOS INNOVADORES impulsamos, junto con la FVMP, este programa de formación para municipios, para acompañar, ayudar y mejorar el conocimiento de las personas que trabajáis día a día por vuestro municipio, para que orientéis vuestras actuaciones a cumplir con esta triple transición, para conseguir que nuestro territorio sea inteligente, sostenible e inclusivo que queremos ser.

En definitiva, ante la triple transición, digital, verde y social que estamos viviendo, que tiene que llegar a cada rincón de la Comunidad Valenciana, la transformación de nuestra sociedad no puede demorarse más. Es necesario aceptar el reto para convertirnos en una sociedad digital inclusiva, una sociedad en la cual los avances tecnológicos generan y distribuyan riqueza, donde el talento que se crea en nuestra tierra, en nuestro sistema educativo, en los centros de investigación, en nuestras universidades, revierta en el avance de la sociedad, de nuestras organizaciones y en el tejido productivo. Es una oportunidad para transformar nuestro modelo económico y social y hacerlo más resiliente a las crisis económicas, a los desastres naturales y también a las pandemias.

Y la Administración Pública, sin lugar a duda, tiene que liderar este proceso de transformación. Porque no es posible abordar una auténtica transformación sin una administración pública que actúe como tractor de los cambios tecnológicos, medio ambientales y sociales, impulsando la innovación. Ese es nuestro objetivo común, y hacia él tenemos que andar.

En este camino aprenderemos juntas y juntos. Y, por eso, quiero agradeceros vuestra participación y alentaros hacia el camino de la innovación. Un camino que, estoy convencida, nos hará avanzar hacia una sociedad más inteligente, sostenible e inclusiva.

INNOVAR COMO
FORMA DE GOBERNAR

Tamara Martínez, vicesecretaria general de la FVMP

En 2021 desde la FVMP y la Dirección General de Innovación de la Conselleria de Innovación, Universidades, Ciencia y Sociedad Digital de la GVA nos planteamos un marco de colaboración que tuviera como eje vertebrador situar la innovación como herramienta que permita a las entidades locales valencianas alcanzar retos de gestión social con mayor eficiencia. Sin embargo, poner la innovación en el centro del diseño de las políticas públicas locales en nuestra tierra. Al fin y al cabo, entender la eficiencia, como la capacidad que deben tener las entidades públicas locales para realizar adecuadamente su función, mejorar la vida de la gente.

En este primer año, se programó un amplio programa de formación en materia de innovación que estuvo desde cargos públicos, hasta personal al servicio de la administración local. En 2022, hemos renovado este compromiso para seguir caminando en esta voluntad firme de colaboración entre ambas entidades y desarrollar un marco formativo donde se ponga en valor la innovación pública como herramienta que ofrece nuevas maneras de actuar y diseñar.

Así pues, en 2022 hemos puesto en marcha un nuevo programa donde hacer patente las diversas y numerosas experiencias innovadoras para analizar los procesos de gobierno local y sus resultados, tanto desde el punto de vista organizativo como del impacto económico, social o medioambiental en nuestras ciudades. Se volverá a apostar por la formación de los cargos electos en materias innovadoras, desde diferentes niveles en la adquisición de competencias. Además, en colaboración con AVAESEN, pondremos en marcha diferentes jornadas para hacer patente una nueva herramienta de autodiagnosis de ciudades inteligentes para todos los ayuntamientos valencianos, se organizará la segunda edición de TERRA INNOVADORA. Unas jornadas transversales, dirigidas a todo el ámbito de local y académico, donde se expondrán buenas prácticas en materia innovadora.

En definitiva, un amplio programa como podéis observar en esta web, que quiere poner el acento en que la innovación va mucho más allá de la visión que ésta está arraigada en las tecnologías. Planteamos la innovación como una manera de pensar, de hacer las cosas donde se permita, tanto los gobernantes municipales como a los habitantes, tener una misión, una visión global para diseñar su proyecto de vida. Desde el FVMP somos conscientes de que la sociedad valenciana es dinámica y que se mueve constantemente en procesos de cambio y repolitización, por eso hay que apostar por la innovación. Tenemos una gran oportunidad para hacer de las entidades locales, administraciones emprendedoras y punteras en el quehacer innovador.